12 May 2016

Bigger ha vuelto a morir

bigger

Hoy nos hemos enterado que, a Guillermo Villablanca le llegó un duro golpe en su operación comercial, ya que el  fundador de Alvi (que SMU Integró en Mayorista 10), y que se había hecho con los activos de, en primer lugar, Dipac, para después hacerse con más activos de SMU, entre ellos, la marca Bigger, les ha sido solicitada la quiebra por parte de varios de sus proveedores.

En una situación, que desde el comienzo se sabía que no iba a andar del todo bien. Bigger a la fecha debe cerca de $6.000.000.000 a sus proveedores, y eso hace que, sea insostenible el equilibrio y el funcionamiento de la empresa, por mucho que sigan sus locales abiertos y sus empleados trabajando. (No me consta que sus locales sigan operando o no, pero según lo que leo, siguen abiertos).

Guillermo Villablanca, quiso aprovechar la oportunidad de, armar una nueva red de supermercados, apostando a tener como ventaja, aquellas plazas que, por mercado, flujo y características no fuera apetecida por los grandes operadores.

Lamentablemente para Villablanca, el Bigger que le vendieron traía consigo un sinnúmero de problemas operativos (software de gestión, contratos sindicales duros, costo operativo de salas de venta altos), lo que implicó que, finalmente ocurrió lo inevitable, que le fuera pedida la quiebra por parte de alguno de sus proveedores.

Anteriormente, en la integración de Dipac con Bigger en una sola marca, Dipac había cerrado gran parte de su red comercial física, reemplazándola por vendedores en ruta, y a alianzas comerciales con minoristas en el proceso de distribución.

Bigger había muerto, y fue revivida por Villablanca, a poco andar se propuso operarla, reformarla y hacerla nuevamente viable luego de ciertos tropiezos, y nos enteramos que Bigger nuevamente ha vuelto a morir. Larga vida a Bigger, aunque sea en el recuerdo en sus varias vidas (como un supermercado independiente en Osorno, como la marca Insignia de Supermercados del Sur, y finalmente, como la marca de Network Retail)., y ahora, en calidad de “No muerto”, seguirá penando por los alrededores.

83_big

 Los “pesos pesados” del Supermercadismo:

Luego de 10 años de movimientos agitados en el rubro del supermercadismo, donde cambió para siempre la fisonomía de como vemos y concebimos las empresas del rubro, hemos quedado claros que, tenemos a dos gigantes del rubro (Cencosud y Wallmart), dos cadenas medianas (Tottus y SMU) y un sinnúmero de pequeñas cadenas y locales independientes. Dentro de ese proceso, SMU se vió forzada a deshacerse de activos luego de que adquirió a Supermercados del Sur.

Siempre me he preguntado. ¿quien realmente gana con las salas de venta?, el que tiene más sucursales, el que tiene mejor ciclo de operación, el mejor costo de fondeo o similar?. Siempre he visto como Falabella ha apostado con cautela a abrir salas de ventas, consolidaras y que vayan generando retornos de forma calmada. SMU apostó a lograr una cobertura a toda costa, y a 10 años de su modelo, mucha de su red haya colapsado y sus locales se encuentran cerrados.

Dentro de ese proceso de expansión, a SdS se le quedaron varias salas de ventas terminadas que nunca fueron utilizadas, esperando que alguien haya uso de ellas, pero que nadie se ha atrevido a explotar. ¿miedo a la recesión?, ¿falta de flujo suficiente para compensar su operación?.

Guillermo Villablanca: De pasar de hacer un doble buen negocio, a quedar perdiendo.

Claramente, habíamos visto como Guillermo Villablanca habia hecho “el gran negocio” a vender Alvi (más Dipac) en el año 2011 a SMU, en una cifra interesante, para que, dos años después, la propia SMU Golpeara su puerta para ofrecerle a precio de huevo, su ex cadena, Dipac (US$3 millones), y en el 2014, nuevamente, en el outlet de activos, tomó control de lo exigido de liberar (por parte de la FNE), incluida la marca BIGGER.

Finalmente quedó claro, que, BIGGER para Network Retail fué un tremendo dolor de cabeza, principalmente por la fuerza de los proveedores que ahi ocurrieron, un ciclo de operación que nos les dió y quizá un flujo de caja al cual no estaban acostumbrados. (por lo general en los mayoristas se mueve dinero en efectivo, cosa que no ocurre en los supermercados, dado que los medios de pago hacen que el ciclo de efectivo sea más lento).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *