16 Ene 2015

Elección de Parlamentarios: ¿Cuestión de Dinero o cuestión histórica?

no_democracia

Nota del autor: (artículo en desarrollo, precisando fuentes y actualizando contenido con la reforma a la ley de partidos).

Ya se volvió noticia el hecho de que, el senado despachó su parte del trámite dentro del proceso de formación de la ley, donde lo que más énfasis se le dió fué al hecho de despojar a la constitución del 80 del sistema binominal (y que fué el discurso que más se usó, que se creó en un periodo obscuro de nuestra linea institucional de la juridicidad), pero en la práctica, si revisamos el sistema actual, en mi opinión el nuevo sistema propuesto, es más tenebroso que el mismo binominal, no por el modelo elegido (elección proporcional), ni por el hecho del aumento del número de representantes en la cámara (que es otra discusión), sino que ésta medida, claramente, tiene como capacidad práctica, asentar el duopolio existente, y por otro lado, asegura que, finalmente quien pueda financiar una campaña más cara estratégica,  reduce al mínimo las minorías y quedamos peor como antes.

Todos aquellos que hemos participado como candidatos en alguna elección de cargo de elección democrática sabemos que, para los candidatos es algo que tiene un cierto grado de dificultad, complicación y una serie de hechos que, por un lado, no es para cualquier persona, tanto por el desgaste físico y emocional, tanto como las dificultades económicas y territoriales que esto implica.

Esto implica que, aparte del esfuerzo que implica conseguir un “cupo” para ser candidato. (se arma otro vicio operativo, dado que, los realmente independientes tienen una serie de trabas legales, ya sea obtener firmas ante notario, no poder realizar pactos en igualdad de condiciones a los partidos políticos, hace que, ya ser candidato a un cargo de elección popular, sea un desafío en si.

propaganda-electoral-960x623

A eso, súmenle el costo operativo que implica una campaña. Por modesta que sea una campaña política es CARA, DESGASTANTE y SOFOCANTE. Implica disponer de recursos humanos, gente, personajes y una serie de elementos que, para un bolsillo de una persona común y corriente sea un desastre financiero. No solo es dinero, sino esfuerzo, exposición pública y una serie de inconvenientes que implica estar en “dicha vereda”.

Acá, mi gran crítica que pretendo demostrar, es que, con la reforma al sistema binominal (que no pretendo criticar o justificar), se está armando un escenario aún mas perverso que el sistema que pretende reemplazar, y voy a explicarles el porqué.

Sistema Binominal versus proporcional

El sistema binominal, lo que pretendió ser hasta su funcionamiento en la última elección del año 2013, era mantener una “democracia de los equilibrios”, en donde se pretendió evitar la existencia de grupos pequeños y por otro lado, permitió asegurar un grado de estabilidad entre dos diversos frentes

Claro, el modelo tenia ciertas víctimas en todos los frentes, dado que, su lógica era mantener la elección, en un territorio determinado (distritos y circunscripciones), un equilibrio donde no siempre gana la primera mayoría, y no siempre resulta electo las dos mas altas votaciones.

El caso más emblemático era el del Distrito 23 (las Condes, vitacura), donde la ex Alianza por chile (hoy chilevamos), concentra mas del doble de la votación y asegura ambos cupos). Por contraparte, en el distrito 30 (San Bernardo, Paine, Buin y Calera de Tango), Marisela Santibañez del PRO obtuvo la primera mayoría, pero por no estar dentro de las 2 más amplias mayorias, quedo fuera, pese a haber ganado la elección.

Claramente, el sistema tiene situaciones que no son representativas de una democracia, y se dan situaciones que, claramente son poco adecuadas.

Competencia Territorial

En la actualidad, los diputados y senadores, están elegidos por un determinado territorio, en donde se agrupan una o más comunas (distrito) y un grupo de distritos (circunscripciones), y dependiendo del tamaño territorial y numero de electores, dicho distrito puede ir desde solo una comuna (por ejemplo, Santiago y La Florida son un distrito por si sola), hasta una gran agrupación de comunas ( Alhue, Curacaví, El Monte, Isla De Maipo, María Pinto, Melipilla, Padre Hurtado, Peñaflor, San Pedro, Talagante son un, tremendo distrito).

A nivel de senadores, por ejemplo,  la Región metropolitana, se divide en mitades.

En cada agrupación en la actualidad se eligen dos representantes por territorio, pero a partir de ahora, esto cambiará.

Se optó por ingresar un sistema, llamado “proporcional” (que en la actualidad se aplica en las elecciones de concejales), se amplió la candidad de parlamentarios que resultarán electos, y de paso, se modificó la forma en que dichos territorios se agrupan en el proceso de elección. Si a eso le sumamos las modificaciones a la ley del gasto electoral, la sumatoria de factores generan una cantidad de situaciones que, claramente hacen que, ser elegido parlamentario sea una situación que, claramente se volverá un tema de estrategia, recursos, y nuevamente, hace perder el derecho a las minorías. (y se lo voy a explicar).

Donde está la real participación al derecho a ser elegido.

basura-electoral-960x623

Sin duda que, existiendo una competencia en una zona, se requieren recursos, que siempre (y con experiencia lo digo), han sido escasos toda la vida. Al plantear modificaciones a la ley de gastos electorales, asi tambien los territorios involucrados, sin considerar mejoras o cambios en los plazos, se ve a la vista que, finalmente se terminan favoreciendo a los sectores con mejores recursos o que están en mejor posición de plantearse estratégicamente enfrentar territorios más extensos, con mayor población, serán quienes cuenten con mayores recursos.

Como pueden pretender las autoridades que, existiendo un territorio 2 o 3 veces más extenso, en el mismo tiempo, un candidato podrá expresarse de la mejor forma en tiempo y forma.

Equidad de género, a mi juicio inconstitucional.

Junto con esas modificaciones, se incorporó una cláusula de “equidad de genero” en donde se pretende que mas mujeres participen en procesos de elección, en ese sentido, se les permitió que, en una elección no menos del 40% y no más del 60% de personas de un determinado género, puedan armar una lista o participación electoral, en ese sentido, me parece absolutamente razonable, equitativo, y constitucional.

Por otro lado, con la reforma al financiamiento electoral, se pretende dar un “reembolso diferenciado” a los votos obtenidos, otorgando un premio adicional a las mujeres que participen. Si bien se entiende el objetivo de dicha medida es fomentar la participación de las mujeres, ¿porque los hombres se les deja en posición de desventaja?.

Una cosa es la participación, el acceso y la representatitividad, pero no por ello se castiga al hombre que participa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *